viernes, 9 de noviembre de 2012

Lo que sea.

He decidido aderezar estos textos-artículos con algún añadido gráfico, más que nada por darle algo de color al asunto y justificar así la existencia de este blog que, dado que talento y tesón conducen al éxito, no le vaticino yo ningún futuro. El talento veo que se me está acabando y el tesón lo tengo sin estrenar, pero es lo que hay. 
La cosa es que me dije, "¿Y ahora qué cojones escribo yo en este blog?, y  como no se me ocurría nada me puse a dibujar con la única intención de engañar a la frustación haciéndola creer que me empleaba en algo productivo.
Distraído que se hubo la frustración, y con la ayuda de un porrito, pensé que podía ilustrar los textos que ya había subido dándole a cada uno otra posible lectura, o punto de vista, o final feliz, o lo que sea.  Un "Lo que sea" me parece un compromiso aceptable así que me puse a ello y, en una explosión de diligencia, ilustré los cuatro textos que ya tenía subidos. Seguía sin ocurrírseme nada para una nueva entrada y como después de cuatro días los dibujos empezaban a salirme mejor, pensé en adelantar esta vez el dibujo al texto y luego escribir sobre él. Pensé que sería más fácil escribir sobre algo que tienes delante que de algo que todavía tienes que imaginar, Ja!.
Dibujaré, me dije, lo primero que se me venga a la cabeza y luego lo envuelvo en mi deliciosa prosa, y en otro ataque de diligencia terminé el dibujo. Justo entonces, que también tiene cojones, recordé que había pensado escribir una presentación de los dibujos. Y ahora qué hago con este? No voy a hacer otro, que estoy ya hasta el culo de dibujar, no está en mi naturaleza hacer algo mucho tiempo seguido. Pues nada, lo meto a calzador y listo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario